Naikodemus

opiniones, reflexiones, apuntes

¡Me traslado!

Para no tener todo el material dispersado, este blog tendrá continuidad (de una vez por todas, que ya era hora) en mi propio dominio:

http://albanocruz.com/

Y aunque por el momento (al escribir estas palabras) tenga un interfaz muy simple,las nuevas publicaciones se hospedarán allí.

De todas formas, el contenido ya escrito aquí no será borrado tanto en cuando WordPress quiera seguir albergándolo.

Anuncios

sobre la deuda y la quita

Laboristo trabaja todo el día. Y debe dinero a Uzuristo. Trabaja precisamente para eso, para devolver la deuda que tiene contraída. Pero por mucho que trabaje, la deuda le resulta impagable.

La cantidad que Laboristo debe son 100 deudólares. Y el total de intereses, un 10%. Total, 110D$.

Como Laboristo no puede puede pagar, decide hablar con Uzuristo.

– Uzuristo, mira, somos gente sencilla y honesta. Y hemos comprobado que por mucho que trabajemos no llegamos a pagarte lo que te debemos. ¿Podrías perdonarnos parte del dinero?
– Laboristo, Laboristo… no puedo perdonarte la deuda. El dinero que te he prestado lo necesito para comer yo. Te he prestado mis reservas. Y además, si no me pagas los intereses, ¿qué tipo de negocio es el que estoy haciendo? No me sale a cuenta.
– Uzuristo, es que las cosas han cambiado. La situación no está como cuando te pedimos el dinero. No podemos pagar.
– Lo entiendo Laboristo. ¿Sabes lo que vamos a hacer? Como lo que necesitas es volver a crear riqueza y esas cosas te voy a ayudar a eso.
– ¿Vas a venir a trabajar conmigo?
– No, no, por Dios. Vamos a hacer algo más conveniente. Te voy a dar más dinero para que puedas invertirlo en crear lo que te haga falta para devolvérmelo. Así tú creas lo que necesitas y ambos satisfechos.
– ¿Entonces no me perdonas parte de la deuda?
– No.
– Bueno, como estoy en necesidad extrema, acepto. No tengo otra.
– Hecho. Además, así según te pague, puedes devolverme parte de la deuda, y tendrás menos presión.
– De acuerdo. ¿Cuánto me vas a dar?
– 50 deudólares.
– Ah, qué bien.

Veamos.

[A] Situación inicial: Laboristo debe 100 + 10. Total 110D$, que parecen ser de Uzuristo.

[B] Supongamos que Uzuristo le hace una quita sobre la deuda. Una quita de 40, y le da 10 para que Laboristo pueda generar riqueza:

  1. Laboristo pasa a deber (100-40) + (10% original). Que son 70D$.
  2. Laboristo tiene que trabajar menos para devolver la deuda.
  3. Laboristo tiene 10D$ para generar riqueza por valor de lo que necesite, más la deuda, que es de 70D$.
  4. Uzuristo ingresa menos. En concreto 40D$ menos.

[C] Supongamos que Uzuristo no le hace una quita, y le presta más dinero. Que además Laboristo tiene que emplear para devolver parte de la deuda.

  1. Laboristo pasa a deber (100+50) + (10% original + 10% del nuevo préstamo). Que son 165D$.
  2. Laboristo tiene que trabajar más para devolver la deuda.
  3. Según entran 50D$, 40$ salen por la puerta para devolver parte de lo adeudado.
  4. Laboristo tiene 10D$ para generar riqueza por valor de lo que necesite, más la deuda, que es de 125D$.
  5. Uzuristo ingresa más. En concreto 55D$ más.

Pues eso. No hay más comentarios.

ideología y metafísica

La crítica de las ideologías, que en el fondo siempre consiste en demostrar que una situación social presentada como inevitable es en verdad contingente, va unida esencialmente a la crítica de la metafísica entendida como producción ilusoria de entidades necesarias.
Quentin Meillassoux
«Después de la finitud», 2006.

propuesta de sistema de gobierno

  1. A quien tome las decisiones se le implanta una bomba con fecha de explosión a 4 años tras ser elegido.
  2. Cada año se valida a quien gobierna. Si no pasa la moción, se detona la bomba.
  3. Se puede detonar antes, claro.

comunismo

Nuestra única preocupación es el comunismo. No hay nada previo al comunismo. Los que creyeron lo contrario, a fuerza de perseguir la finalidad, zozobraron con cuerpos y bienes en la acumulación de medios. El comunismo no es otra manera de distribuir las riquezas, de organizar la producción o de administrar la sociedad. El comunismo es una disposición ética: una disposición de dejarse afectar, en contacto con otros seres, por lo que nos es común. Una diposición a compartir lo común. El otro estado de Musil se le parece mucho más que la URSS de Jruschov.

Tiqqun, en «Teoría del Bloom».

nota autobiogáfica II

Quizás uno de los trabajos que recuerdo con más cariño fue uno de ensayo de funeral. Nos contrataron para diseñar, montar y ejecutar el funeral de una mujer que quería pasar por la experiencia de su propio funeral antes del real. Porque claro, estaría muerta. Sostenía que su funeral era para ella. Y que cuando falleciera su familia haría un funeral para ellos.

Reprodujimos la iglesia en 3D. Hasta el más mínimo detalle. Lo controlaba todo. Era muy exigente. Grabamos un vídeo de animación, para que se pudiera hacer una idea. Después se ejecutó todo como estaba planeado. Reunión, misa, cortejo y entierro. Llegamos hasta el punto de la primera palada de arena. Lo más difícil fue moverla a ella. Era mayor y estaba en una silla de ruedas.

Todo el mundo lo hizo muy bien. Ella lo vivió con intensidad.

Cuando falleció, lo hijos le hicieron un funeral exprés, y la cremaron. Ni siquiera esparcieron las cenizas y seguro ahora la urna coge polvo en algún rincón. Su funeral, el suyo, el vivo, quedó mucho mejor. Sí.

nota autobiográfica I

Hoy, un vecino anda con un metrónomo a 120 bpm para calcular el tiempo de exposición del pelo de su perro al secador. Sí, a las 00:45 horas. Se le oye por el patio.

Tengo un vecino que ronca idéntico a los ruidos de motor de GTA.

El único vecino que me saluda es alcohólico y esquizofrénico, hermano de una ex-trompeta de la Guardia Civil. La hermana era músico, me refiero.

Hace algunos años la vecina del 5º se arrojó por la ventana con su caniche en brazos. Se arrepintió al caer. Trato de protegerse con el perro.

Durante años encima de mi casa vivía una prostituta. Daba 4 o 5 servicios la noche. Especializada en ruidosos. Al morir entramos en la casa. Había cientos de muñecas de plástico de muchos tamaños por todo el piso. Todas las cabezas estaban separadas. Olía bien.

Hace 8 años unos senegaleses montaron un laboratorio de ácidos en un piso de la otra escalera. Muy simpáticos. No tenían deudas. Caían bien a casi todos.

Una vecina agredió con una sartén en plano a la bruja del barrio. Sonó de película. La comunidad la felicitó. Se entregó a la policía. Nunca más se volvió a hablar del asunto.

Descubrimos que el portero de toda la vida gustaba de salir desnudo a la azotea cuando había tormenta. Se agarraba a la antena de televisión.

El portero sustituto a la muerte del de la antena cultivaba marihuana en las macetas de las plantas de plástico del portal. Le pasaba petas a las viejas católicas. Al portero actual le han detenido dos veces. No sabemos por qué.

De la viejas católicas 2 dicen que el portero es un infiltrado de la policía para vigilar por culpa del anterior, el de la marihuana. Otra dice que ha matado (ya 2 veces) a su mujer, la misma mujer que la saluda todos los días cuando la ayuda con la compra.

Hemos tenido cascadas de agua de 7 pisos por la escalera por niño travieso, pianos caídos por el hueco de ascensor gracias a ideas de transportistas ingeniosos, reformas que tiran tabiques de casas que no eran de quien reformaba. Todo el juego.

Ahora tenemos un gato que llora todas las tardes en la escalera. Nadie lo ha visto. Se rumorea que es un fantasma. A la pregunta del presidente de la comunidad al portero sobre el asunto, contestó: “yo no sé nada, además, no cabe en la caldera”.

La pareja del 4º tiene un bebé que no cambia. Ni llora. Suponemos que es de cera. Los padres envejecen. Y las parejas que ocupan mi puerta de enfrente se divorcian a los 18 meses clavados. Van 3 parejas.

Mi comunidad es entretenida. Yo soy el raro, el bohemio, el nieto de los artistas, y al que no hay que saludar. Estoy a gusto. Pero no salgo de casa, claro. A veces en meses. Bueno, esto último es un poco exagerado. No dejo que se acumulen más de 45 días sin salir. A veces bajo en pijama al bar.

Ah, un parroquiano del bar de unos 70 años es experto ladrón y nigromante en el World of Warcraft. Tenía nivel 68 la última vez que hablamos. Otro habitual sufrió un ictus y no puede hablar. Pide las cosas cantando. Y lo hace tan bien que no le atienden porque todos aplauden.

Se enfada mucho, y abandona el bar como cualquier divo de la ópera, pero se le pasa enseguida y vuelve. Bebe mucha cerveza.

La ex-enfermera del 6º es la cronista de la comunidad. Se alegra de no ser lesbiana porque ha tocado muchas tetas. No estoy seguro de si es del sexto. Un vecino del 7º sube hasta el 8º cada vez que usa el ascensor para bajar andando un piso. Dice que así hace ejercicio. lo que en realidad, es cierto. Hace ejercicio.

A %d blogueros les gusta esto: