dualismo occidental

por naikodemus

Durante mucho tiempo el dualismo occidental se ha caracterizado por la oposición de dos entidades contrarias: lo divino y lo mundano, el sujeto y el objeto, la razón y la locura, el alma y la carne, el bien y el mal, el interior y el exterior, la vida y la muerte, el ser y la nada, etc. La civilización se construiría a partir de su enfrentamiento, lo que parece una lógica excesivamente costosa. El Imperio, claro está, procederá de manera diferente. Y seguirá manejando estas dualidades, aunque ha dejado de creer en ellas. En realidad, se contenta con utilizar cada una de estas parejas extraídas de la metafísica clásica con el fin de mantener el orden, es decir: se ocupará del mantenimiento de la máquina binaria. Por dispositivo deberá entenderse, a partir de ahora, un espacio polarizado por falsas antinomias, de modo que cuanta suceda o circule por él resulte reducible a uno u otro de eso términos. El dispositivo más gigantesco configurado hasta la fecha ha sido, evidentemente, el macro-dispositico geoestratégico Este-Oeste, por el que se oponían término a término el «bloque socialista» y el «bloque capitalista». Toda sublevación o alteridad que procediera a manifestarse donde fuera debía conllevar un juramento de fidelidad a una de las dos identidades establecidas o sería integrada contra su voluntad en el polo oficialmente enemigo del poder que quería combatir.

Deleuze · Tiqqun. Contribución a la guerra en curso. Págs. 96-97.
Errata Naturae. 1ª edición, febrero 2012.

Anuncios