sobre organizarse o matar al árbitro

por naikodemus

La organización eficaz se ve frustrada por el deseo de un cambio inmediato y dramático; o por la espera de una revelación en vez de una revolución. Lo vemos en una obra de teatro; el primer acto introduce la trama y los personajes; en el segundo, la trama y los personajes se desarrollan, mientras la obra se esfuerza por mantener la atención del público. En el último acto, el bien y el mal alcanzan una confrontación dramática y su resolución. La actual generación quiere saltarse los dos primeros actos y entrar directamente en el tercero, pero en este caso no hay obra alguna, no hay nada más que la confrontación por la confrontación, una llamarada y una súbita vuelta a la oscuridad. Construir una organización poderosa requiere tiempo. Es tedioso, pero es como se juega a este juego, siempre que quieras jugar y no simplemente gritar: «¡Matad al árbitro!».

Saul Alinsky. Tratado para radicales. Pág. 35.
Editorial Traficante de Sueños. 2012.

Anuncios